jueves, 23 de julio de 2009

Prólogo

La niebla de la noche rodea el mueso cuándo el guardián nocturno del museo del Cairo escuchó un gran estruendo y un grito muy agudo que salia de la sala de antigüedades. El guardia sacó la pistola y preguntó:”¿Hay alguien?”.Nadie le contestó. .El guardia entró en la sala de antigüedades y vio que en el sarcófago del rey Cafrén no estaba su esqueleto y tambien vio que faltaba el gran libro sagrado de Cafrén. El guardia sintió que alguien le tocaba la espalda.Un escalofrio corrió por su cuerpo.Al darse la vuelta se llevó un gran sobresalto al ver un esqueleto con corona.El guardia le empezó a disparar con su pistola pero observó que al esqueleto no le pasaba nada. El esqueleto abrió la boca y empezó a absorber el alma al guardia. El guardia momificado por el esqueleto se desplomó y cayó al suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario